Arrimar el hombro | Analisis Transaccional
1310
post-template-default,single,single-post,postid-1310,single-format-standard,qode-core-1.1,ajax_fade,page_not_loaded,,brick child-child-ver-1.0.0,brick-ver-2.0, vertical_menu_with_scroll,smooth_scroll,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive

Arrimar el hombro

La duda, elemento presente en la incertidumbre, nos acompaña desde hace meses bajo el nombre de pandemia disminuyendo nuestras opciones y alimentando, en muchos casos, la inquietud y el desaliento.

Vivimos tiempos difíciles, cada día experimentamos una frustración para la que tal vez no estemos preparados.  A pesar de la diversidad de circunstancias compartimos una ausencia de libertad  que no nos acabamos de creer. Tal vez por ello muchas personas, no siempre jóvenes, protagonizan una particular cruzada negándose a entrar en casa a la hora que hasta ahora se preparaban para salir. Vivir la noche es una costumbre muy arraigada asociada al disfrute, al placer de lo que apetece sin más  límites que los impuestos por el aguante y el bolsillo de cada cual.  No es algo nuevo.

Resulta extraño pautar el tiempo, el contacto, el movimiento. Es inevitable sentir un deseo de rebelarse, de romper con lo impuesto. Sin embargo, no podemos olvidar los motivos que sustentan nuestra situación  para comprender y optar por cooperar.  La ignorancia nunca ha sido un aliado de la libertad, está más cerca del exaltado, del demente, del “hago lo que me da la gana”, una especie de adolescente crónico que no discurre más allá de sus deseos inmediatos. 

Por el contrario, la actitud cooperativa nos invita a cada cual a asumir el espacio de libertad que nos corresponde sin invadir el de los demás. Me cuido, te cuido, nos cuidamos.  Escenifica el respeto como dimensión de la conciencia cívica que ha de garantizar una sociedad democrática si es realmente coherente con la esencia de su nombre. 

Libertad es aprender de los errores para elegir sin repetir, una y otra vez, lo que sale mal.

Libertad es educación cívica, educación para la salud, educación emocional, educación racional, es en definitiva educación.

He aprendido practicando yoga algo que traslado a cualquier situación: En esta postura, con esa parte de tu cuerpo que hoy te duele: ¿Cómo puedes encontrar el mejor modo de estar?

Si lo trasladamos a la situación actual: En esta casa, en este pueblo, en esta ciudad, ¿Cuál es el mejor modo de estar?

No hay comentarios

Envía un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche en el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies